El Oso de Anteojos está en Peligro
0

Desde la firma del Acuerdo de Paz en Colombia, la industria del turismo en Colombia ha aumentado sus cifras.

El aire de tranquilidad dentro del país, ha permitido que viajeros nacionales y extranjeros puedan acceder a zonas que antes era imposible ingresar por los brotes de violencia.

Aunque esta situación es positiva para la industria turística, se ha convertido en una amenaza latente para la supervivencia de algunas especies que se encuentran en vía de extinción, entre ellas el Oso de Anteojos.

Ukumarí o Oso Andino

El Oso de Anteojos o Oso Andino, es una de las especies que está cruelmente amenazadas por el paso del hombre por territorios que no están siendo protegidos lo suficiente, aún cuando su riqueza natural así lo sugiere.

Durante lo corrido del 2017, 3 osos han sido dados de baja y hasta el momento nadie responde por estos hechos.

Hay varias hipótesis como que sean cazadores fortuitos, que asesinan a los osos por miedo; pero otra versión y aún más preocupante es que se trate de campesinos organizados que intenten ahuyentar a los mamíferos de sus fincas y así evitar que estos usen sus animales como alimento, como lo sugirió la congresista Paloma Valencia, quien en unas declaraciones amenazó a las autoridades ambientales, que de no sacar los osos de ciertos territorios estos serían asesinados por habitantes de estas zonas.

Las autoridades ambientales ya han emitido una alerta, pero aún no se conoce ninguna medida pese a que en Colombia existen leyes sobre maltrato animal.

Turismo preocupante

Es sabido que existe un considerable aumento del flujo de turistas en áreas protegidas y de difícil acceso.  Por ejemplo en los páramos, que albergan a los pocos osos anteojos que nos quedan en el país.

Según cifras en Colombia solo quedan 1000 osos de anteojos, pero se sabe que las áreas protegidas albergan al menos 50 de estos.

Si estos asesinatos continúan, probablemente el Oso Andino deje de existir y solo sea una fotografía más de la historia natural del planeta.

Acciones para preservar el Oso de Anteojos

En primera medida debemos informarnos sobre ellos:

El Ukumarí (oso de anteojos), habita la Cordillera de los Andes. Se ha visto en Venezuela, Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia. Mide aproximadamente 1.80 metros y su peso ronda los 140 kilogramos. También se sabe que posee una poderosa mandíbula y unas afiladas garras que usan para treparse a los árboles.

Su habitat son los bosques húmedos ubicados en diferentes pisos térmicos que van desde los 800 msnm a 3000 msnm. Pero puede ascender hasta los 4700 msnm e incluso bajar a zonas desérticas y alimentarse de cactus. Se sabe que cumple unas funciones ecológicas como polinizador, dispersador de semillas e incluso como depredador.

Los osos anteojos son solitarios, solo en época de apareamiento (abril a junio) mantienen junto a su hembra un par de semanas. También se conoce que prefieren la actividad diurna en especial en el amanecer. Las hembras tienen de dos a tres cachorros que permanecen junto a ellas hasta los 8 meses.

Pero quizá el aspecto más preocupante para el hombre es su dieta. Son una especie omnivora pero prefieren la dieta vegetal: frutos, vayas, hongos e incluso cortezas. Sin embargo, comen huevos, miel, reptiles e incluso mamíferos pequeños; en algunos casos se ha sabido que se alimentan de ovinos, caprinos y vacunos.

Invasión de su habitat

Los humanos hemos ido invadiendo su hogar, construyendo asentamientos en zonas que antes eran sus caminos, hemos talado los árboles donde se trepaban y poco a poco los hemos relegado a las altas montañas, cuando su hogar era toda la Cordillera de los Andes.

«Por tanto no son ellos la amenaza sino nosotros la de ellos»

Por tal razón es que las autoridades ambientales deben tomar medidas urgentes.

Al entrar en sus espacios, es probable que el oso se torne agresivo, aunque no se han registrado ataques a ningún humano hasta el momento.

Turismo sostenible

Estamos en el año del Turismo Sostenible, por lo tanto en Colombia debemos enfocarnos en desarrollar programas turísticos que no impacten el medio ambiente de manera negativa.

Es vital que las entidades territoriales y la industria del turismo se unan para generar conciencia en los visitantes nacionales y extranjeros.

De una buena práctica eco-turística depende la preservación de los territorios, las comunidades y de las especies que allí habitan y por ende un planeta con un futuro más amigable para todos los que habitamos dentro de este.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.